El comienzo

La Flor de Estepa, fue fundada por Dolores Martín Jimenez, en el año 1961, en una pequeña fábrica en la calle Gilena, donde se inició un pequeño obrador, con los mínimos medios, pero con un gran afán de seguir adelante en unos tiempos difíciles.

Creciendo

Se creó una pequeña red comercial y se inició una andadura que nos ha llevado a lo largo de cinco décadas a transformarnos en una fábrica más moderna, más grande y con un surtido de productos que no solo abarca los tradicionales dulces de Estepa, Polvorones, Mantecados, Roscos de Vino y Alfajores, sino que en un nuestro catálogo, podéis encontrar, hojaldradas, mazapanes, turrones, peladillas y bombones de chocolate.

Actualidad

Estamos en la tercera generación y deseamos que ya nuestros hijos continúen con este negocio, que más que negocio es una tradición y una forma de entender la vida en nuestro pueblo. En nuestras modernas instalaciones empleamos cada campaña a decenas de trabajadores, elaborando un exquisito surtido de primera calidad, siempre con las mejores materias primas y el saber hacer tradicional de nuestra experiencia.